Diamantes de Laboratorio

Diamantes en bruto

Además de su espectacular belleza, el diamante tiene la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales conocidos por el hombre. Estas propiedades físicas le confieren un gran valor para la joyería y para usos tecnológicos. Sus aplicaciones en industria incluyen:

  • Herramientas de perforación para búsqueda de petróleo en industria petroquímica.
  • Electrónica.
  • Maquinaria de corte de precisión.

El nombre actual deriva del antiguo griego “adamas” que quiere decir indomable, invencible. Su valor viene principalmente de sus propiedades físicas únicas, y también de su rareza al haberse formado a altas temperaturas y presiones a gran profundidad bajo tierra. Pero también existen diamantes hechos por el hombre.

Los diamantes sintéticos existen hace décadas, aunque hasta hace unos años sólo para su uso industrial, al no haber conseguido la tecnología suficiente para fabricarlos en calidad gema y a gran tamaño. Esto ha cambiado.

Los diamantes de laboratorio hoy en día, se fabrican reproduciendo las condiciones naturales gracias a avanzados procesos tecnológicos. Estos diamantes tienen las mismas propiedades cristalográficas, químicas y físicas que los formados en la naturaleza. Ambos se tallan usando los mismos métodos. Al ser los diamantes de laboratorio auténticos diamantes no se pueden distinguir de los naturales a simple vista, ni siquiera con lupa o microscopio. Normalmente vienen certificados y marcados a láser. Algunas de las empresas que los fabrican y comercializan son Renaissance Diamonds , IIA Technologies o Pure Grown Diamonds. Todas estas empresas hacen incapie en el concepto ecológico de las piedras que producen.

Diamantes incoloros, rosas y amarillos de laboratorio en distintas tallas.

Hasta tiempos recientes nadie consideraba un diamante sintético equiparable a uno natural. De hecho el concepto de diamante de laboratorio aún está en sus inicios. Mucha gente desconoce su existencia.

El mundo está cambiando, no sólo tecnológicamente, sino también éticamente. El interés y la conciencia de la necesidad de conseguir un mundo sostenible y respetuoso con la naturaleza influye  también en la joyería. Es cierto que la dificultad para extraer los diamantes unida a la cantidad limitada disponible es uno de los factores que contribuyen a su valor… aunque también podrían ir en contra de su imagen. Cada vez más potenciales consumidores se preocupan por el coste humano y el impacto en la naturaleza de los productos que adquieren. Puede que poco a poco los consumidores de joyería busquen más opciones.

Diamantes de laboratorio en color rosa

En la foto, diamantes de laboratorio en color rosa intenso, producidos por Renaissance Diamonds.

El hecho es que los diamantes de laboratorio, ( lab grown diamonds), tienen un precio de un 30% menos de media comparados con los de origen natural… y son diamantes reales, no deben confundirse con piedras artificiales de imitación, como la circonita, la moissanita o el YAG.

Es un dilema! Hay que decidir si, a igualdad de características y propiedades, damos más importancia al hecho de haberse formado de manera natural, o al origen conocido y la sostenibilidad… y por supuesto al precio. Supongo que habrá opiniones enfrentadas…

Me encantaría saber vuestra opinión!

Hasta el próximo post!

Victoria

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Rebajas! Descartar

  • No hay productos en el carrito de compra.